CUARTO DE INVITADOS #1: Modos de representación AFK

December 05 / February 08, 2020

En esta primera exposición de nuestro “Cuarto de Invitados” damos la bienvenida a Laura López Balza, Alfonso Guazo, Néstor del Barrio y Manuel Minch, cuyos trabajos -de una enorme calidad- plantean la representación de la realidad desde diversas perspectivas formales, cada uno aportando su personal estilo. Son miradas diferentes que nos hacen pensar en el ineludible interés de la pluralidad para comprender nuestro contexto vital desde todos los puntos de vista posibles. Por eso y por las referencias a distintos discursos de la historia del arte en relación a los nuevos lenguajes que caminan hacia la virtualidad, hemos titulado esta exposición Modos de representación AFK.
En el mundo de los videojuegos, AFK significa Away From the Keyboard, “fuera del teclado”. Lo utilizan los usuarios cuando en medio de una sesión de juego en línea se alejan del dispositivo quedando su avatar presente en el juego, pero sin dirección. Hablamos pues, de los modos de representación fuera del teclado, más allá de lo digital o que surgen de la necesidad de cuestionar ese paradigma. Establecemos así una puesta en diálogo entre el arte más orgánico y de raigambre tradicional y aquel que utiliza las nuevas tecnologías como soporte -cambiando también el modo de ver- para poner en evidencia la progresiva digitalización del mundo en un contexto de insostenibilidad económica. En todos ellos la naturaleza está presente como base y referencia. Respecto a ese avance formal hacia la virtualidad cada artista plantea en la muestra diversos escalones o niveles en cuanto a los recursos representacionales puestos en juego.
Laura López Balza utiliza un lenguaje fuera de las convenciones, plano, muy directo y sin artificios. El grado de ilusionismo es prácticamente cero, recuerda al arte de los niños, de ciertas culturas premodernas, a la pintura medieval o a la africana. Los temas que trata hablan de una vida sencilla en la que cabe la magia y que busca la alegría. Está ligada a la naturaleza y a un sentimiento de comunidad, fruto de su actual residencia en Senegal. Alfonso Guazo desarrolla, sin embargo, una pintura más académica que sigue la tradición que se difunde a partir del Renacimiento europeo, con la utilización de trucos para representar el espacio tridimensional (perspectiva, volumen…). Sus paisajes románticos y melancólicos hablan de una naturaleza, a menudo metafórica y con historia, que traduce los sentimientos humanos. Las obras de Néstor del Barrio son el resultado de sus investigaciones sobre la convivencia entre la imagen analógica y la digital, generando una síntesis de ambos paradigmas. Pone de manifiesto las formas que se desprenden de ambas prácticas y cómo estas influyen en la percepción del espectador. Sus telas y papeles evidencian su interés en la estética postinternet jugando con trampantojos como los píxeles pintados o diversos efectos industriales.
Finalmente, Manuel Minch (Santander, 1993) nos sitúa en el colmo del ilusionismo, base de la virtualidad. A través de una pantalla muestra imágenes de la Tierra tomadas del programa informático Google Earth, en un viaje alrededor del Planeta. La pantalla se presenta semioculta tras una cortina de plástico, como en cuarentena, desvirtuada, en un espacio reservado, alejado del espectador. Se cierra esta muestra con otra de sus instalaciones, Some things are irreparable (Algunas cosas son irreparables), que habla de la obsolescencia tecnológica con varias piezas escultóricas de dispositivos intervenidos como teclados, ratones o teléfonos ya inservibles por el paso del tiempo y el avance feroz de un capitalismo sin escrúpulos.

LOS ARTISTAS en Cuarto de invitados #1

Player 1: Laura López Balza (Santander, 1984)
Su obra narra su propia experiencia vital, plasmada a través de un mundo interno compuesto de fábulas oníricas de la naturaleza y el paisaje, del medio rural o de lo cotidiano. Son historias mínimas recordadas, imaginadas, vividas o idealizadas, que reflejan anhelos, preferencias, miedos. Representan un ciclo –el de la vida y la muerte– y un canto a la alegría de vivir, la búsqueda, el conocimiento del mundo, de su propia realidad. Su trabajo sobre Senegal comienza en 2017, tras una estancia de varios meses en Palmarin, aldea de pescadores en la costa, y su descubrimiento del país de la teranga (espíritu de la hospitalidad), donde lo cotidiano se confunde con un jardín paradisíaco poblado de vegetación exuberante y colorida, casi irreal. Su mirada busca la magia en todo lo que observa y la infinita capacidad de sorpresa queda reflejada en pinturas a veces enigmáticas. Son pequeños relatos con los que fijar en la memoria todo lo acontecido, suponiendo que lo real a menudo se mezcla con lo imaginado en este país. Trata temas como la naturaleza, los ritos y tradiciones o sus misterios de origen animista, dirigiendo la mirada a la luz y lo sublime de los paisajes rebosantes de color. Estas obras hablan de la fascinación por esta realidad que desborda lo dado. Se pretende llevar una labor que recuerda a la de los antropólogos que se embarcaban en expediciones movidos por un espíritu de aventura y descubrimiento.
Es Licenciada en Bellas Artes, Universidad del País Vasco. Entre 2007 y 2009 realiza los Cursos de doctorado, Universidad del País Vasco. En 2016 se gradúa en Filosofía en Universidad de Valladolid. En 2008 realiza el curso “Arte y creatividad; hacia la educación creadora a través del arte”, Museo Guggenheim de Bilbao. En 2011, “Jornadas de trabajo, Morfología de la naturaleza”, Alcalá de Guadaíra, Sevilla y un Taller de ilustración avanzada, en la Escuela Massana, Barcelona. En 2012, “I Curso de Realismo y Figuración para Pintores”, impartido por Antonio López y Andrés García Ibáñez en Almería. En 2014, el Taller con Arnal Ballester en Ilustratour, Valladolid.
Ha realizado varias exposiciones individuales como Pintar para ver, en galería La Gran, Valladolid (2018); Mundos, en Ó!Galeria, Oporto (2018); Ó Galeria, Lisboa, en 2016. Algunas de las colectivas en las que ha participado son Vert-Jaune-Rouge (2018), Instituto Cervantes, Dakar (2016), In/out, Museo Patio Herreriano, Valladolid (2017). En 2016, Premio BMW de pintura en Centro Galileo, Madrid. En cuanto a los premios recibidos, los más recientes son Finalista de la 33 Muestra de Arte Joven de la Rioja, 2017; Finalista del Premio de Artes Plásticas del Gobierno de Cantabria, 2017; Finalista XVIII Certamen Nacional de Pintura y Escultura “Ciudad de Melilla”, 2017; Finalista IV Premio a la producción artística Fundación Banco Santander, 2016 y Seleccionada en el 31º premio BMW de pintura, en 2016.
Player 2: Alfonso Guazo (Pujayo, Cantabria, 1975)
Aunque el dibujo ha centrado momentos brillantes e intensos de su producción artística, la obra de Alfonso Guazo es eminentemente pictórica y el paisaje es uno de sus motivos principales, siendo la naturaleza su gran fuente de inspiración. Con una estética cercana a los planteamientos románticos, los grandes formatos de sus cuadros internan al espectador en escenarios telúricos cargados de profunda emoción pictórica. Así reflexiona el artista sobre su proceso creativo y motivaciones:
“¿Es la experiencia del paisaje anterior o posterior a la emoción del paisaje? En mi caso, sin duda, es anterior: yo he sido parte del paisaje antes de apropiármelo para convertirlo en parte de mí de tal manera que puedo recrearlo, reelaborarlo, reconvertirlo en algo que, si bien nace de mis propias emociones, deviene universal y público. Ya no es un paisaje que vean los ojos, sino que es un complejo entramado de emociones, influencias e incluso sueños, que se traducen en eso que se llama “voluntad de estilo”, que en mi caso significa contrastes cromáticos acusados y formas dinámicas, con intención de ser “sublimes” en el sentido que Burke y Kant daban a esa palabra. Una voluntad que me atrevería a definir como neorromántica, en cuanto que se quiere emocionante y con un punto de melancolía… ¿Por el paisaje perdido o por el paisaje soñado? No soy yo quién para decidirlo”.
Alfonso Guazo es licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca, (1995-2000). Actualmente se encuentra en la preparación de la muestra Viacrucis para el 2020 en la Catedral de la Asunción de Nuestra Señora en Santander. Participa en la colectiva Horizontes en el Castillo de Argüeso (Hermandad de Campoo de Suso, Cantabria). En 2002 realizó la intervención La espera en los jardines de la Península de la Magdalena y en 2007 realizó intervención Vacirezo en la Ermita del Pilar en Esles de Cayón (Cantabria).

Player 3: Néstor del Barrio (Socabarga, Cantabria, 1994)
La obra de Néstor del Barrio está muy influida por el arte urbano y el grafiti, siendo muy numerosas las intervenciones artísticas en forma de murales que ha realizado en las calles. Trabaja sus obras pictóricas dentro de un marco estético que reflexiona sobre los procesos industriales, el mundo digital y la virtualidad, utilizando iconografía propia de internet y poniéndola en diálogo con narrativas artísticas más tradicionales del paisaje. Con ello plantea al espectador y a sí mismo cuestiones referentes a la idea de realidad, la velocidad en el mundo contemporáneo o la propia estética postinternet. Se plasma en su obra la preocupación sobre lo que la tecnología digital e internet supondrán en el futuro, cómo esta interviene en la recepción de la propia realidad o la concepción actual que tenemos de la imagen. Es mediante el propio acto pictórico desde donde se abordan todas estas reflexiones, desde soluciones técnicas como el marco o el soporte. Sus obras, de un exuberante cromatismo que le caracteriza, se acercan en ocasiones al concepto de pintura expandida, organizándose en instalaciones site specific que se adecúan a los espacios expositivos que las albergan. Con estas composiciones el artista lanza una mirada curiosa y crítica sobre la virtualización de un futuro demasiado próximo y el lugar que puede o debe ocupar la pintura en ese escenario.
Néstor del Barrio está graduado en Bellas Artes por la Universidad de Castilla la Mancha y es máster en producción artística en la Universidad Politécnica de Valencia. Ha participado en exposiciones colectivas como, Del cuaderno del coleccionista, artistas cántabros de la Colección Los Bragales, en 2019 en el Castillo de Argüeso, Cantabria; Fiftyfifty en Centro Nacional de Fotografía Manuel Rotella, Torrelavega, Cantabria. O la X Biennal Dárts Riudebitlles, obra sobre papel, 2018, Sant Pere de Riudebitlles, Barcelona. Actualmente participa en la muestra Horizontes Abiertos en el Castillo de Argüeso. También ha participado en festivales de muralismo como "Fresh Walls" Somo o "WAYART" Cantabria entre otros. En cuanto a premios, recibió en 2017 el Primer premio “XXXVIII Concurso de Pintura Ayuntamiento de Villaescusa” Cantabria y en 2016, el Primer Premio “Concurso Nacional de Pintura Casimiro Sainz” Reinosa, Cantabria.

Player 4: Manuel Minch (Santander, 1993)
Manuel Minch es un artista e investigador cuyo trabajo estudia los márgenes existentes entre el desarrollo tecnológico, la política y los tiempos naturales. Dada su condición millennial, se considera un producto de una sociedad neoliberal sin acceso a ninguna alternativa real de cambio. Esto le hace replantear sus capacidades personales y colectivas, la escasez de recursos y la insostenibilidad actual del sistema en oposición a las macro-narrativas impuestas por el sistema para llevar una vida alejada de escenarios alternativos. Su investigación se centra en los posibles cambios en las condiciones actuales de vida, ya sea por causas políticas, económicas o naturales. Le interesa especialmente las ideas de colapso, del punto de no retorno y la desvinculación de la sociedad de los procesos naturales. Sus últimos trabajos toman como referencia las teorías postcapitalistas, el aceleracionismo y la condición postinternet, formalizando estos proyectos a través de diversas técnicas; instalaciones, textos y producciones audiovisuales. Por otro lado, su trabajo utiliza ocasionalmente las prácticas curatoriales para articular narraciones como una forma de abordar investigaciones artísticas. También es el fundador y curador de Internet Moon Gallery (2016–en curso), un proyecto de investigación a modo de galería non-profit en red en la que inaugura proyectos comisariados cada luna llena, haciendo referencia a los ciclos naturales y creando un espacio de reflexión y diálogo entre artistas, comisarios y pensadores internacionales.
Manuel Minch está licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Castilla-La Mancha (2011) donde colabora con el Museo Internacional De Electrografía, Mideciant (2016). En el año 2017 hace una maestría de investigación en arte y diseño en el Centro Universitario de Diseño y Arte de Barcelona (EINA). Ha participado en notables proyectos expositivos internacionales que incluyen There is no alternative (Skylight, Edimburgo, 2019) ExoGallery (EP7 París, 2018), Open Codes (ZKM | Centro de Arte y Medios de Comunicación Karlsruhe, Alemania 2018), You and I are like that red wall, it’s a good idea in theory but somehow it doesn’t quite work (CBS Gallery and Studios, Liverpool. UK. 2018.) Notes on the Teenternet (Lamosa, España, 2018), Spamm Power Tour (Refrag, Parsons París, Francia, 2017) y Light Lite Coin (Dateline, Denver. EE. UU. 2018). Sus textos y proyectos han sido publicados en revistas y publicaciones como Continent.cc (Palacio de bellas artes de Viena, 2018), Schlossghost (Akademie Schloss Solitude, 2018), Art.es (Madrid, 2017) Masters of Media (Universidad de Ámsterdam, 2016), entre otros.


NÉSTOR DEL BARRIO
ALFONSO GUAZO
LAURA LÓPEZ BALZA
MANUEL MINCH


CUARTO DE INVITADOS #1
MODOS DE REPRESENTACIÓN AFK

5 de diciembre 2019 - 8 de febrero de 2020
Néstor del Barrio
Alfonso Guazo
Laura López Balza
Manuel Minch

Galería Juan Silió
C/ Sol 45, bajo. 39003 Santander.

Horario:
Lunes-Sábado,
10:30 – 13:30 h.
18:00 – 21:00 h.
(Inauguración: 5 de diciembre, 20:00h)